Tot allò que és masclisme, si realment n’observem les causes

Escric fruit de la indignació que m’ha causat un article a Fot-li Pou de @modernetdemerda. Us posaré una mica en situació: el títol del mateix és “Tot allò que seria masclisme si realment fos masclisme”, puntualitzat en el seu compte de Twitter amb les paraules “Aturem l’estupidesa”.

Estúpid és, però, l’article en sí mateix, al qual no només li manquen bases que sustentin l’anàlisi sinó també arguments contrastats i legítims. A més de presentar frases inconnexes, que no tenen res a veure amb el tema del que ens està parlant, no amplia la informació donada ni presenta cap argument consistent que reafirmi que té raó. A més, parla d’elements aïllats, que mancats de context prenen una forma lleugera, volàtil i indefensa. Elements que en una altra situació, en contra del que l’autor ens intenta dir, sí que podrien ser masclisme.

M’agradaria llençar-li algunes preguntes concretes, Modernet de merda:

El victimisme no és masclisme. És victimisme

Per què ha utilitzat el terme “victimisme” tot just començar el seu article? Està potser insinuant que  totes aquelles persones que veiem actes masclistes quotidianament estem jugant el paper de víctimes?

Si haguéssim de repassar tot el que no és masclisme, no acabaríem. Perquè el masclisme té una virtut i un defecte molt concret, i és que només sol ser allò que és. Tot el que no sigui masclisme, no ho és. […] El no masclisme és immens, inexplorable.

Què és el masclisme?

El riure, per exemple, tampoc és masclisme.

Quan a una dona l’assetgen pel carrer, cridant-li als quatre vents de quines maneres se la follaria, ella engega l’assetjador a la merda i aquest se n’enriu a la cara, no és això masclisme?

Les flors no són masclisme

Quan un home les regala a la dona que va apallissar brutalment la passada nit buscant el seu perdó, no és això masclisme?

Una taula parada no és masclisme

Quan la taula ha estat parada per àvia, mare i filles mentre els fills, pare i avi estaven al sofà tocant-se els collons, no és això masclisme?

Una opinió divergent no és masclisme

Quan aquesta opinió divergent es basa en preceptes que ataquen a la integritat de les dones  (com ara que hagis de fer veure que no has sentit res quan t’han dit “tia bona” pel carrer, que responguis a preguntes sobre maternitat en una entrevista de treball o que et diguin que enlloc d’intentar ser cirujana et quedis a casa), no és això masclisme?

Cada cosa té el seu nom, i si té un nom és perquè té una definició. També el masclisme.

De nou, em podria definir “masclisme”?

Aboquem totes les forces que ens regalen les ments evolucionades del segle XXI per combatre’l, però no l’engrandim encara més atorgant-li mèrits que no són seus.

A falta de bases en aquest article que defineixin el que és el masclisme i com l’hauriem de combatre, en faré la meva pròpia i personal interpretació. El que el senyor Modernet ens està aquí dient és que el masclisme és quelcom aïllat, que no es troba en tots i cadascun dels aspectes de la nostra societat. Que és un fantasma que les feministes anem alimentant, i que aquestes hauriem de ser acallades amb la obvietat que vivim en una societat on hi regna la igualtat i que no tenim de què queixar-nos. Bé, a les sufragistes se’ls deia el mateix.

 

Rayuela: el Edén de la Infancia

Hoy quiero hablar de mi libro favorito; Rayuela de Julio Cortázar. Hace tiempo pensé que dos fragmentos muy distantes en el libro podían tener relación entre sí, aunque aparentemente parezcan de naturalezas muy distintas. Todo lo que he escrito es mi propio análisis y opinión, de modo que os invito a que compartáis también vuestros pensamientos al respecto.

De golpe comprendo mejor el espantoso gesto del Adán de Masaccio. Se cubre el rostro para proteger su visión, lo que fue suyo; guarda en esa pequeña noche manual el último paisaje de su paraíso. Y llora (porque el gesto es también el que acompaña al llanto) cuando se da cuenta de que es inútil, que la verdadera condena es eso que ya empieza: el olvido del Edén, es decir la conformidad vacuna, la alegría barata y sucia del trabajo y el sudor de la frente y las vacaciones pagas.

masaccio_expulsion_dtl

Antes de pasar al siguiente fragmento, quiero comentar brevemente la obra de Masaccio a la que se refiere. Se trata de la primera obra de arte en que Adán, en vez de cubrirse los genitales, se tapa la cara en un gesto de dolor y de vergüenza (porque cuando se sienten remordimientos por los propios actos, lo mas humano es ocultar el rostro).

Dicho esto, Adán es consciente de que ha perdido un mundo dónde carecía de preocupaciones, podía ser feliz sin grandes cosas y no se preocupaba por lo que en un futuro pudiera acontecer.

Con esto, enlazo el siguiente fragmento:

La Rayuela se juega con una piedrita que hay que empujar con la punta del zapato. Ingredientes: una acera, una piedrita, un zapato, y un bello dibujo con tiza, preferentemente de colores. En lo alto está el Cielo, abajo está la Tierra, es muy difícil llegar con la piedrita al Cielo, casi siempre se calcula mal y la piedra sale del dibujo. Poco a poco, sin embargo, se va adquiriendo la habilidad necesaria para salvar diferentes casillas […] y un día se aprende a salir de la Tierra y remontar la piedrita hasta el Cielo […]. Lo malo es que justamente a esa altura, cuando casi nadie ha aprendido a remontar la piedrita hasta el Cielo, se acaba de golpe la infancia y se cae en las novelas, en la angustia al divino cohete, en la especulación de otro Cielo al que también hay que aprender a llegar. Y porque se ha salido de la infancia […] se olvida que para llegar al cielo se necesitan, como ingredientes, una piedrita y la punta de un zapato.

Para los que (supongo que pocos) no conozcan el juego de la rayuela, enlazo también una fotografía.

rayuela_juego

Del mismo modo que Adán y Eva (en el fondo símbolo de la humanidad) pierden el paraíso, todos lo perdemos en el momento en que dejamos atrás la infancia. Cuando somos niños imaginamos, construimos nuestro propio mundo; y la felicidad es un juego. Cuando de golpe perdemos la inocencia nos volvemos ambiciosos, queriendo llegar a un Cielo al que conocemos tan poco que ni siquiera podemos dibujar con una tiza en la acera.

Del mismo modo, Adán y Eva construyen un Cielo al que se aspira llegar después de la vida terrenal (en nuestra vida contemporánea, quitando la religiosidad, puede significar el éxito en terreno laboral y personal). Ellos lo dibujan porque quieren volver a tener aquello que se les ha ido de las manos. Pero, como dijo Rousseau, una vez perdida la inocencia no se puede volver a atrás.

 

milk and honey (leche y miel) | rupi kaur

DSC01653

Today I want to recommend you all a poet I really admire. Her name is Rupi Kaur and she had just edited her amazing book milk and honey.  It talks about her journey through life, and the way she got hurt, and healed; and she does it in the most beautiful of the ways. Her poetry is soft and tough at the same time. Soft enough to calm you down and tough enough to break yourself into tears.

I got to know her from the polemic of a photo of hers that was removed from her Instagram. For those who have never heard of it, she posted a photograph of a girl menstruating during her sleep. Instagram perceived the picture as offensive and removed it (twice!). She published it as a way to express the way she, and every woman, feels once a month. And she did it very touching and beautifully. Media had shown us, though, that feminine beauty dwells far, far away from her own nature (we should do something about it; but that’s another issue).

So, after this great discovery, I started following Rupi Kaur’s Instagram and Twitter, and I became really obsessed about the topics she was talking about. I fell so much in love with everything about her that I had to buy her book. And I did. And I read it through in about an hour, the first time I had it on my hands. Directly from her book I read she had it self-published, and today I’ve got to know that she finally published it, and milk and honey will be in bookstores all over the glove. She made it and I’m so happy I need to tell the world about it.

DSC01656

___

Hoy os quiero recomendar una poeta que admiro muchísimo. Se llama Rupi Kaur y acaba de editar su impresionante libro leche y mielEn él habla de sus pasos a través de la vida, de como se sintió herida y de como se curó; y lo hace de la mas bella de las maneras. Su poesía es suave y dura al mismo tiempo. Lo suficientemente suave como para calmarte y lo suficientemente dura como para desgarrarte en lágrimas.

La conocí a través de la polémica que surgió de una fotografía suya censurada en Instagram. Para quién no haya oído hablar de este tema, Rupi Kaur subió una foto de una chica menstruando mientras dormía. La red social lo entendió como ofensivo y eliminó la fotografía (dos veces!). Ella había realizado dicha serie para expresar el modo en que ella, y en el que todas las mujeres, se siente una vez al mes. Y lo hizo de un modo realmente precioso y conmovedor. Los medios nos han mostrado, por eso, que la belleza femenina radica muy, muy lejos de su propia naturaleza (deberíamos hacer algo al respecto; pero esto ya es otro tema).

Por lo tanto, después de este gran descubrimiento, empecé a seguir a Rupi Kaur en Instagram y Twitter. De ahí me obsesioné bastante con los temas que trata. Me enamoré tanto de todo de lo que habla que tuve que comprar su libro por internet. Y lo hice. Y me lo leí sin pausa en una hora, la primera vez que lo tuve entre mis manos. Directamente del libro leí que lo había auto editado, y hoy me he enterado que finalmente lo ha publicado una editorial y que se podrá comprar en todo el planeta. Lo ha logrado, y esto me hace tan feliz que necesitaba contárselo al mundo entero.